EL SILENCIO

Imagen de Pezibear en Pixabay

Abro los ojos lentamente como quien teme despertar a una realidad que no es la suya. Percibo un tenue halo de luz que ilumina la sala para permitir ubicarme. La temperatura es agradable y mi cuerpo empieza a relajarse al no detectar peligro. Miro a mi alrededor descubriendo un bello techo de madera y un baile de partículas de polvo flotando juguetonas, cercadas imaginariamente por su propio torrente de luz.

Sigo mirando y escrutando la estancia encontrando nuevos detalles. Sin embargo hay algo más, oculto a mis sentidos, que llena el ambiente y que me sorprende por su sigilosa presencia. Cierro los ojos y respiro profundamente y aparece la respuesta en mi mente, clara y nítida, llena de paz.

El tesoro que me rodea es el silencio, mucho más profundo que la ausencia de sonidos. Intento atraparlo para atesorarlo y usarlo en momentos de turbación, pero mi instinto me indica que no es posible. Oigo mi voz interior que me susurra que simplemente lo disfrute en su forma natural, en todo su esplendor.

Quedo inmóvil con mis brazos abiertos intentando captar esa energía positiva para conseguir transportarme a ese estado desde cualquier situación de este mundo desenfrenado. Un entorno donde el silencio es continuamente aplastado por una mente a la que le aterra quedarse a solas con ella misma, sin estímulos externos.

Disfruta del silencio, es un tesoro a tu alcance.

AUTOCONOCIMIENTO

¿Realmente te conoces? ¿Te atreves a mirarte fijamente a los ojos frente al espejo y descubrir más cosas sobre ti? ¿Qué te hace tropezar una y otra vez con la misma piedra?

Llevo días, meses, años conviviendo conmigo mismo, pero ¿realmente sé quién soy? ¿Por qué hago las cosas así? ¿Por qué me enfado a menudo rayando la ira? ¿Por qué tengo miedo y dudas continuamente sobre los mismos temas? ¿Por qué…? ¿Por qué…? ¿Por qué soy así?
Tenemos muchas preguntas y encontramos pocas respuestas. ¿Y si todo fuese más sencillo de lo que parece?. Cuando encontramos unas pautas y nos decidimos a seguirlas, aparecen unas tenues flechas luminosas para indicarnos el camino. Si tenemos el valor para movernos empezaremos a ver cosas nuevas en el espejo y en otros aspectos de nuestra vida que nos mostrarán cómo somos realmente.

Inicia un apasionante viaje hacia tu interior para reducir tu sufrimiento.